Info-Acerca de

Hola, mi nombre es Rafael Stein-Gil. Soy biomagnetista y asisto en toda Mallorca, autor de “El Secreto del Tiempo”, y maestro de la Meditación.

La terapia Par biomagnético consiste de tres sesiones: diagnóstico 1º día, curación 2º día, y revisión 3º día, con un coste de 50€ por sesión.

Si deseas decirme algo referente a la terapia Par biomagnético o la Meditación, o pedirme un libro firmado usa este formulario rápido. Gracias, un saludo.

“El Secreto del Tiempo”

imagelsecretodeltiempo

Te invito a leer “El Secreto del Tiempo”. Un ensayo-novela de investigación (basado en hechos reales) que he escrito sobre antropología humana. Es decir, sobre la naturaleza de la mente humana. Este ensayo-novela lo puedes encontrar en la web de El Corte Inglés, la Casa del libro y en Amazon entre otros sitios.

Sinopsis

El mundo está a punto de caer en una guerra civil debido al sistema monetario en declive y al pulso con Zeitgeist. Un movimiento que pretende implantar un sistema social nuevo. En medio de este conflicto, un grupo de jóvenes descubre, a través de unos eventos mágicos, la verdadera naturaleza humana. Algo que descubrió el Budha, y Krishnamurti.

Se ven arrastrados por eventos que les harán vivenciar lo que acaban de descubrir: que no existe un centro como el “Yo Soy Eso”, más aun penetrando en la actividad inconsciente de la psique se puede percibir el Secreto del Tiempo y Despertar. Se unirán a los Theras y al científico Bohm para hacer comprender al mundo que la naturaleza humana es ciega y tirana, y que no cambiará solo por un nuevo sistema social.

Siempre se ha luchado por explotar al prójimo y poseer lo ajeno, por conseguir más y más…, ¿Por qué no luchar esta vez por el Amor absoluto para variar?

“Algunos no buscamos sentirnos bien mediante comodidades e ilusiones continuas solamente, nuestra consciencia sensible junto con la presión de la evolución no nos lo permite, así, nos volvemos buscadores de la verdad, porque solo ante la verdad podemos hacer algo al respecto… permite crecer y liberarnos de esa parte animal primitiva, “la locura” (la insistencia en un punto esperando obtener un resultado diferente sin nunca lograrlo) que acompaña nuestra inteligencia, por lo cual es ciega y por tanto tirana.”

Bio

Rafael nació en España. Su infancia transcurrió rodeado por una naturaleza salvaje y natural, entre la montaña y el mar, al margen de la matrix de esta sociedad. Una vez en Norteamérica, estudió ciencias económicas y ciencias políticas, y comenzó a integrarse en ella pero con notables shocks emocionales, por tomar consciencia de la matrix. Ya en Son Net, Mallorca, vivió unos eventos familiares trágicos que incluyen la muerte de su hermano menor, de modo que cuestionó el rumbo de su vida, y se marchó lejos en contra del criterio de su padre. Rafael sentía que debía encontrar el significado de su existencia, de toda existencia.

Comenzó a estudiar a fondo y por su cuenta la cuarta fuerza de la ciencia de la psicología: Transpersonal, el budismo Theravada, Buddhist Studies (University), mindfulness y la Vipássana del Sr. Goenka. Se aisló con una caravana en los bosques, montañas y campings del mediterráneo español, Galicia, Castilla y Alemania, hasta dar con Jiddu Krishnamurti.

Al leer sus libros y ver sus vídeos sobre la Meditación descubrió una pequeña y sutil diferencia con respecto a lo aprendido hasta ahora, que lo cambiaría todo. Dejó el budismo, la caravana, la vipássana, el mindfulness y se trasladó a Valencia, allí se centró en estudiar su enseñanza a fondo con pasión. Todo su ser le decía que J.K era un indicador verdadero hacia la puerta del despertar; el despertar de esta ilusión en la que había estado viviendo toda su vida.

Sabía que si no lograba entenderlo era porque él no era lo suficientemente franco consigo mismo. J.K no hablaba de ideas, opiniones, religión ni filosofía de ninguno tipo sino de hechos. Unos hechos que escapaban a toda comprensión subjetiva, una perspectiva radical que su mente no lograba capturar. De nuevo tuvo que desafiarse a sí mismo, desvestirse del ropaje de su educación, sus puntos de vista, la poca tradición que le quedaba y todo en lo que creía.

“Limpia tu casa por dentro y pon orden afuera; tira todo lo que no sirve, el conocimiento que una vez usaste, deshazte del apego de las formas y libérate de ti mismo.”

Solo con unos ojos vacíos de sueños lógicos y el corazón limpio pudo capturarlo, saberlo, y fue entonces que sufrió unas experiencias extraordinarias, aunque no llegó a entenderlo hasta mucho más tarde. Cuando encontró a otros despiertos (E. Tolle, W. Wirs) pudo contrastar sus experiencias y acelerar la asociación lógica, y así, su entendimiento. […]

Sufrió un proceso de purificación del cerebro algo que está escrito en los registros budistas, y en la ciencia hoy:

“Al despertarme una mañana, sin haberme movido aún, me encontré solucionando un angustioso problema que había venido a mi, entonces recordé algo: «se ecuánime», entonces solo pude mirar a mi cerebro y ver cómo esos pensamientos se tornaron en imágenes una tras otras, unas imágenes tan nítidas como me podía ver a mí mismo, que posicionaban lógicamente en secuencia como un tren, y que arrancó como el tren, mientras se desintegraban en un polvo de tifón conformando un tornado. Luego comencé a notar como el tornado bajaba por mi tronco encefálico hasta llegar a la barriga, donde se expandió produciéndome un agudo dolor justo antes de contraerse en un punto y desaparecer sin dejar rastro en mi memoria.” Volví a dormir unas horas más y cuando desperté tuve un día fantástico.”

También obtuvo muchos insights liberadores durante la meditación:

“Siempre que desfocalizaba y orientaba mi Atención al interior de mi prefrontal, podía ver el movimiento del «Yo Soy» como un continente, toda vez que me percataba también de su contenido. Primero se me nublaba la vista exterior para luego enfocarme en una nítida visión interior y ver los insights -en forma de imágenes en movimiento- a velocidad luz.”

Rafael estaba mirando a su inconsciente (inconsciente colectivo que decía Carl Jung) a través de la “percepción directa”. Esto es, sin que la memoria, siendo gestionada por el intelecto, se activara. Los insights, o las percepciones, que se revelaban a Rafael son un conocimiento no dual, pues simplemente consiste en mirar y ver (capturar) información, lógica, sin por ello referenciarlo a lo acumulado, el pasado.

“Algunos insights que venían a mi incluso me sugerían otras preguntas que más tarde otros insights me responderían liberándome de ellas.”

Una mañana, mientras seguía experimentándose a sí mismo, amaneció completamente vacío de sí mismo, del movimiento de «Yo Soy eso»:

“Esa mañana al despertar, nada más percatarme del ruido mental y de su largometraje, sin haber cambiado de postura ni abierto los ojos, presté toda la Atención que pude a unos niños que jugaban afuera. Me agarré a ellos queriendo anclarme en el aquí y ahora para no ser absorbido por la mente, perderme en un lugar atemporal. Entonces noté como esa máscara lapa, que es el «Yo Soy eso», comenzaba a despegarse de mi identidad, de mi cara, pero no sin antes crearse una resistencia produciéndome dolor en todo el sistema nervioso central. A los pocos segundos desapareció todo y permanecí vacío de esa identidad personal, el «mí mismo» durante todo el día”. Ese día pude comprobar cómo es vivir en el mundo y con los demás en este «estado natural de la mente». Era el «Amor total o absoluto», la ausencia total de opuestos, la fragmentación y con ello el tiempo y la muerte.”

A veces, después de comer echaba la siesta…pero no era siesta, estaba observando el Tercer Ojo (la glándula pineal) una luz que ve en su interior desde niño y la cual le hace sentir muy bien (secreta melatonina y serotonina). Nada del otro mundo, pues lo asociaba con mecanismos psicofisiológicos. Luego desfocalizaba y se dormía, pero en este caso parece que tampoco estaba durmiendo:

Parece que he dormido, pero estoy empezando a sospechar que en verdad no dormía. Antes de abrir los ojos oigo ruidos de puertas, yo pensaba que eran los vecinos pero estaba claro que no provenía del exterior sino del interior de mi cerebro, eran ruidos de temblores de puertas. Pero ante mi ignorancia y mi curiosidad, en vez de desfocalizar y percibir, me concentro y pienso, y ahí se terminaba todo. Quizá habría pasado una hora, no lo sé”. “Yo no comprendía qué significaba todo esto realmente hasta que investigué a otros despiertos (J.K, N.G, R.M, E.T) así como los registros budistas y científicos. Entonces pude contrastar mis experiencias y encontré que todo esto ya se sabía desde hace mucho, muchísimo antes, y que yo simplemente lo había redescubierto para mí mismo.

Durante este tiempo, Rafael desarrolló un profundo desapego sobre las ideas de su mente, las cosas, la sociedad y lo que mueve a esta sociedad: valores interesados, creencias confortables, conceptos vanagloriosos y hasta las personas que la componen. Dio la caravana a una señora loca y pasó varios veranos abandonado a su suerte, sin ropas ni medios, sin una cara familiar, en el Montgó y las Rotas (Dénia), dormía en su coche o en la intemperie directamente.

Rafael se había convertido en un homeless sin familia. Sin embargo, Johanna, una amiga, vino a buscarlo y lo encontró en unas rocas de la costa y lo sacó de allí. Le alquiló un piso por el coste de una habitación y allí pudo terminar de escribir este libro que ahora sostienes en tus manos. Deseaba compartir este secreto con el mundo pero sobre todo con sus dos hijos; Rafael temía morir sin tener la oportunidad de volver a tratar con ellos. Johanna lo llevó a comprarse comida saludable, ropa bonita, a arreglarse el pelo, hasta que de nuevo recuperó su look normal.

Contactó con el profesor de psicología y mindfulness, Dr. Vicente Simón, de la Universidad de Valencia, pero al leer su libro “Mindfulness” vio que su Despertar no se encontraba en el ámbito académico aunque la ciencia sí sabía de ello. En ese momento sintió la urgencia de compartir su descubrimiento con los demás y viendo tanta confusión como hay, tanta desinformación circulando; gente vendiendo ilusión y miedo, sintió que debía encontrar gente clara y profunda, interesada en estudiar la “naturaleza de la mente humana“, estudiarse así mismos llegar hasta la fuente que todos somos dentro. La fuente del Amor.

El conocimiento sobre la naturaleza de la mente humana” requiere una profunda compresión de uno mismo, pues meditar y la Meditación no son más que el resultado de tal entendimiento. Rafael sabe que el Despertar no proviene por la práctica repetida, la memoria, aplicando un método inventado por otra mente, (yoga, mindfulness, Vipássana sino por la comprensión de la naturaleza de la mente misma; a través del propio proceso del “Yo Soy”. Porque es a través del darse cuenta y la Inteligencia que uno puede hacer algo al respecto.

Esta es la puerta al Amor Absoluto, y solo se descubre a través del discernimiento profundo compuesto por ese mapa lógico que proporciona el sentido común y la más alta forma de Inteligencia; la percepción directa que surge de la Atención total. Ahora bien, la llave que abre esta puerta requiere dejar todo ese bagaje intelectual afuera y seguir solo con la Inteligencia: es solo a través del proceso inconsciente de la Meditación que se abre; no significa quedarse sin sentido o en trance, sino que no es un proceso intelectual. Es a través de una Atención que requiere una tremenda energía y un entendimiento preciso que se abre.

“La consciencia es la suma de todas mis experiencias, mis anhelos, miedos, deseos, felicidad, sufrimiento y demás experiencias referentes a la forma, lo personal, que conforma el yo soy. Sin embargo, una conciencia eterna y por tanto no subjetiva a la forma, es cuando soy capaz de extraerme del reino de la forma separada y limitada; alineando mi mente con mi corazón mediante el sentido de mi propia presencia; creo un espacio en mi consciencia y eso en mí que se da cuenta de ello, ahora puede girarse hacia el centro, el yo soy la forma y puede examina esa conciencia. Es en este espacio sin centro que solo puede ser conciencia eterna.”

Anuncios